Vivimos en un mundo donde encontrar tiempo para relajarse es muy complicado.

Nuestro cuerpo está expuesto constantemente a agresiones exteriores, en forma de informaciones de todo tipo: ruido, polución, estrés en la vida personal, en la vida laboral, espacios reducidos, muchedumbre…  Todos esos excesos de información impiden que nos podamos relajar de manera adecuada, manteniendo nuestro sistema simpático (estado de estrés) en constante actividad y sin poder relajarnos.

La técnica Bowen permite al organismo tomar conciencia de su estado de estrés e invertir el proceso, estimulando la actividad parasimpática (estado de relajación), restaurar la autorregulación y regular el metabolismo del cuerpo.

La técnica, creada por Tom Bowen (1916-1982), es conocida como Terapia de Bowen y es un sistema holístico de curación inspirado en tres principios básicos:

  • La autorregulación del cuerpo.
  • La estructura gobierna la función.
  • La energía vital (chi)  debe circular libremente para garantizar la salud.

 

Principios del tratamiento

Para que el tratamiento Bowen sea lo más eficaz posible, intentaremos respetar unas reglas de base.

  • Las influencias exteriores: tenemos que intentar trabajar en un entorno lo más tranquilo posible evitando las influencias exteriores: ruido, música, olores, hablar con el paciente… De esta manera focalizaremos la atención del paciente en su cuerpo.
  • La sala: la sala tiene que ser acogedora, confortable, con una temperatura alta, podemos tapar al paciente con una manta para buscar más aun este efecto.

 

El tratamiento

La técnica Bowen consiste en la aplicación de una serie de pequeñas pero muy precisas manipulaciones (“moves”) en zonas concretas del cuerpo, buscando devolver al cuerpo el equilibrio perdido, estimular los mecanismos de auto-curación a través de músculos, tendones, fascias y nervios.

La puesta en tensión del músculo y su intensidad serán determinantes para obtener el mejor resultado.

Entre series de “moves” nos encontramos con las pausas, la clave de la técnica.

Las pausas en la técnica Bowen son muy importantes, tan importantes casi como el mismo “move”.

Durante la pausa, el cuerpo asimila el “move” realizado y estimula el sistema parasimpático.  La pausa dura 1 o 2 minutos y a menudo, es después de 30 o 60 segundos cuando el paciente empieza a sentir sensaciones de calor, picores … la pausa debe prolongarse tanto como duren esas sensaciones.

Una sesión de Bowen dura entre 45 minutos y 1 hora.

La respuesta al tratamiento varía según el paciente. En los días que siguen el tratamiento pueden aparecer reacciones cutáneas, amplificación de los dolores, cambios emocionales.

 

Post tratamiento

Los efectos de relajación de una sesión Bowen siguen trabajando en el cuerpo durante 1 semana/10 días.

Durante ese periodo de tiempo es muy importante beber abundante agua, andar, evitar aplicaciones de frio/calor y evitar otra terapia corporal.

 

Indicaciones

La técnica Bowen puede ser beneficiosa para todo el mundo ya que busca la constante autorregulación y activa el sistema parasimpático (estado de relajación).

  • Restablecimiento más rápido de enfermedades, operaciones o heridas (recientes o antiguas).
  • Dolores músculo-esqueléticos agudos o crónicos, post-traumáticos, postquirúrgicos o de origen artrítico, con pérdida de movilidad o espasmos musculares.
  • Lesiones deportivas: tobillos, rodillas, esguinces, distensión muscular, «codo de tenista».
  • Problemas de pelvis: dolores de caderas, dismetrías, tensión de ciertos músculos de la región pélvica.
  • Problemas de hombros: dolores de hombros y de miembros superiores, entumecimiento de brazos, manos, restricción de la movilidad de los miembros superiores, heridas procedentes de movimientos repetitivos.
  • Problemas de cuello: torticolis a consecuencia de un accidente o de una mala postura, restricción de la movilidad del cuello.
  • Dolores de coxis: debidos a una caída o a un parto.
  • Dolores de cabeza, migrañas: debidos a estrés y a tensiones o de origen postural o digestivo.
  • Mandíbulas: dolores, tensiones de las mandíbulas.
  • Problemas de ciática: de origen reciente o antiguo.
  • Se muestra eficaz en la mejora del síndrome de fatiga crónica y de la fibromialgia.

 

Podeis descargar el manual desde este enlace

http://www.ibowen.ca/pdfs/petitbowen_es.pdf

 

 

Pin It on Pinterest

Share This